19/2/10

Krahn


Me interesa que el lector reflexione más allá de la última viñeta.
Fernando Krahn

Dibuja humorístico,
le gusta lo plástico,
no es nada gimnástico,
come lo que hay.
Es chileno auténtico,
pero hispanístico:
Sitges, su habitáculo,
es Fernando Krahn.
María de la Luz Uribe

En una página de cuatro viñetas, Krahn era capaz de resumir algún aspecto fundamental de la condición humana, de reflexionar con profundidad y levedad, con ironía y ternura, sobre las perplejidades, injusticias y sorpresas que suele deparar la existencia y la convivencia.
Juan Bufill

Krahn no sólo es un nombre, es un sonido. es el ruido que hacen las apariencias de la vida al quebrarse en la punta de sus lápices cuando, en cuatro o más viñetas, sigue como un rastreador la pista de la anécdota para descubrir debajo de la ordinariez de lo cotidiano o las angustias del sueño, la esencia de lo humano.
Miguel Rojas Mix

De la obra del artista Fernando Krahn me fascinan no pocas cosas, pero una de ellas es el haber sido fiel al silencio del dibujo, en su sentido más puro.
Lluís Permanyer.

Así de pronto caigo en la cuenta qe los dibujos de Fernando, a la par que su amistad, han ido dibujando una línea constante e inseparable dentro de mi experiencia. Línea animada por su inagotable imaginación, por su sorprendente capacidad de sorprender, por el trazo cinematográfico que dinámico va transformando el detalle o el episodio en una acción globalizadora, por la gracia leve - a veces-, peligrosa y arriesgada -otras-, sarcástica y benevolente -como si se pudiera-, y sobre todo por ejercer sin cuartel ese derecho a reirse con -y no de- lo humano.
Carmen Orrego

Sin el candor, por ejemplo, los sarcasmos de Fernando Krahn serían demoledores. Pero él no demuele: construye, solo que con otros materiales. Nos pone frente a un espejo deformante que da el mejor de los retratos, aunque duela.
Guillermo Blanco

Su lápiz descubre una infrecuente elegancia intelectual y su certera ironía le permite prescindir siempre de la agresión facilona.
Josep M. Vallès.

Su particular autonomía en el campo del humor hece de él uno de los cronistas más sensibles a la persistencia de los tópicos en nuestra vida cotidiana.
Mercé Ivars.

Fernando Krahn es un artículo de primera necesidad.
Llatzer Moix.

Mi amigo Fernando Krahn, hijo mayor de Aristófanes, nos muestra con medida justa los latidos de la época (uno de los momentos culminantes de la tecnologías, con amenazadores agujeros negros). Le da un gran relieve y le atrapa el pulso.
Joan Brossa.

Krahn se inscribe en la tradición de los ilustradores intelectuales que rehuyen la simple narración iconográfica pra hacer auténticas creaciones prácticamente autónomas.
Daniel Giralt-Miracle.

Los prodigiosos saltos mortales en el trapecio más alto de ese mundo inteligente y fantasioso de Fernando Krahn son graciosos, a menudo irónicos, a veces cínicos, siempre disimulados. Sin red nos revela aquí el doble suelo de nuestra realidad.
Peter Schmidt-Patacek.

Con infinita sensibilidad y delicado buen humor, Krahn atrapa esa confusa sensación de reconocimiento y extrañeza con la que a menudo nos contemplamos a nosotros mismos.
Rosa Montero.

Intento conjugar la realidad y el sueño. Lo esperado en el sueño que nos hace inesperado la realidad.
Fernando Krahn.

6 comentaris:

fra miquel ha dit...

Quantes setmanes he esperat el diumenge per anar directe als dramagramas de Krahn! Vaig arribar a col·leccionar-los. Ara no trobo la carpeta... Aish!!
El trobarem a faltar...
Una abraçada

Africa ha dit...

A la Vanguardia de diumenge hi haurà una altra abscència,el trobaré a faltar.El que més em captivava era la seva facilitat per fer simples les coses més complexes.

An ha dit...

Otro grande que se nos va....saúdos e apertas

natangelo ha dit...

me encantaba y me encantò

kap ha dit...

Fra Miquel: Quin petit tresor, una carpeta plena de dibuixos d'en Krahn! Quan la trobis, les flors del teu hort obriran el pétals.

Africa: És veritat que els diumenges sense dramagrama seràn diferents. Entre tant de glamour i disseny com hi ha a les pàgines del Magazine, la seva cloenda ens recordava la nostra condició humana, tant patètica com simpàtica...

An: aunque suene a tópico: gran artista, pero aún más grande como persona...

Mario: sigh!

Pep Roig ha dit...

El vaig conèixer a Alcalà d'Henares, la darrera edició del prèmi Quevedos. Vàrem connectar molt bé i em va semblar una persona i un professional excepcional. Tenc la sensació de que he arribat tard.
Estic molt trist.