16/1/08

Muntañola, un perfil


Hoy, en el suplemento Cultura/s de La Vanguardia, he publicado este articulo sobre Joaquim Muntañola ,con motivo de la muestra ´Muntañola. L´art de viure, l´art de riure´ que puede verse en la Escola Superior de Disseny de Sabadell hasta el 31 de enero.

Avui, al suplement Cultura/s de La Vanguardia, hi he publicat aquest article sobre Joaquim Muntañola, amb motiu de la mostra ´Muntañola. L´art de viure, l´art de riure´ que fins al 31 de gener pot veure's a l'Escola Superior de Disseny de Sabadell.


Notario de una época

Paradigma del humor blanco, con el toque de socarronería que conecta el humor catalán con el inglés, Muntañola se ha esforzado por hacer reír a varias generaciones con sus caricaturas, novelas, artículos y comedias. Tan polifacético como prolífico, realizó una viñeta diaria para La Vanguardia durante más de dos décadas, pero también dejó miles de chistes en un gran número de periódicos y revistas como El Correo Catalán, El Mundo Deportivo, Dicen, Tele/Estel, Lecturas, Atalaya, Don Balón, Ellas o TBO. Precisamente en esta revista nació Josechu el vasco,uno de sus personajes mas entrañables. Intentar resumir en una exposición su trayectoria es casi imposible, aunque en la muestra que sepresenta ahora en Sabadell, organizada por la Obra Social Caixa Sabadell, tras visitar otras localidades catalanas como Platja d´Aro, Granollers, Premià de Dalt, Llavaneras, Tàrrega o Vic hemos intentado que por lo menos el visitante pueda paladear su arte y su ingenio.

Muntañola, que el próxim
o mes de abril soplará las velas de su 94 cumpleaños, es un hombre vital y entrañable, cualidades que consigue transmitir a sus obras. Sus dibujos son amables y vivos, el trazo es directo y rápido, los chistes son sencillos pero efectivos; sus textos son frescos y vivarachos; las obras de teatro, desenfadadas y con un punto de pimienta. Según él mismo afirma: "el estilo es el reflejo de la personalidad del dibujante". Extremadamente inquieto, ha realizado también interesantes obras en el campo de la ilustración publicitaria, los dibujos animados, la pintura, la escultura o la cerámica.
Sus viñetas transmiten su contundente capacidad para hallar el punto de comicidad en las situaciones más cotidianas. Porque Muntañola es por encima de todo un humorista de la cotidianeidad, un certero notario de una época, que ha conseguido capturar en pequeñas cápsulas irónicas la manera de ser de la sociedad barcelonesa. Sus viñetas son tan fieles como la fotografía o la literatura para seguir la lenta evolución del país de las estructuras autárquicas a la democracia, a través del retrato de la pequeña burguesía catalana: los inflexibles ciclos y costumbres del pequeño burgués catalán son explorados a fondo por Muntañola, quien en su obra retrata las actitudes y comportamientos de un tipo de gente concreta de una época concreta, y a la vez lo hace con mecanismos tan directos, tan efectivos, que aún hoy en día mantienen aún su carga jocosa. La búsqueda del chiste sencillo y directo ha permitido que su humor resista muy bien el paso del tiempo. Huyendo del humor demasiado intelectual o politizado, de la ocurrencia excesivamente elitista, tocando temas próximos a la sensibilidad cotidiana, ha conseguido que muchos de sus chistes dibujados hace más de treinta, cuarenta, cincuenta o sesenta años, mantengan intacta aún hoy su sentido y su carga humorística, porque todo en él es espontáneo, fresco y directo. En una prensa amordazada desde la Delegación del Ministerio de Información y Turismo, Muntañola consigue hábilmente desmenuzar con el lápiz los ritmos diarios de la sociedad catalana. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de la actividad de éste dibujante se desarrolló bajo la abrumadora presión de la censura y, aunque no tensó nunca la cuerda en el pulso con los mecanismos represores (pulso perdido de antemano), siempre buscó las rendijas por las que deslizar de forma velada pero continuada, sus ironías. Como concluye Jacinto Octavio Picón en sus Apuntes para la historia de la caricatura, editados en Madrid en 1877, "la sátira no puede vivir sino al amparo de la libertad, que la palabra de la verdad no es para ser dicha en tiempos de opresión". Y es que Muntañola es un observador de la realidad, por lo que no puede hacer un humor de evasión, como el que se practicaba en aquel momento en la revista La Codorniz. Si bien nunca mordió, tampoco miraba hacia otro lado. Los chistes de Muntañola no son ácidos como los de Perich, ni son líricos como los de Cesc. En la obra de Muntañola, la sonrisa está por encima del mensaje. Retirado de la trinchera del humor diario desde hace más de veinte años, en la actualidad está ultimando un volumen de anécdotas y recuerdos que verá la luz en breve. Seguro que nos regalará otra sonrisa.



8 comentaris:

Ran ha dit...

jejeje ja BON DIA! m'he imaginat que ho hauries penjat...l'he vist (i llegit) abans de passar-me per aqui...felicitats Kaptedràtic! I genial el Muntañola.

Sergi ha dit...

Interesant l'article i molt ben documentat,potser jo hi hauria afegit el " Locus".Esperem que tregui dintre de poc aquestes memories,segur que no defraudan.

KarLo ha dit...

Que bien...
parece ser un clasico magistral...

Que maravilla que conoces al Maestro Fernando Krahn, oye seria mucha molestia...que me dieras algun dato de contacto con el...
alguna pagina
algun correo
alguna direccion postal

este es mi correo
Karlohumor@gmail.com

Te agradeceria una eternidad el favor
Fernando Krahn, es uno de mis grandes mentores...además de ser coterraneos :)

Saludos cordiales
Karlo

kap ha dit...

Sí, sí... hi ha tantes coses a dir d'en Muntañola. La tasca de reivindicació -que comparteixo amb el Néstor, amb qui hem fet l'expo i el catàleg- és necessària, però comparada amb el què es mereixeria... no hem fet ni el 0,1%!
La setmana que ve, si no hi ha canvis d'última hora, Cesc.

Simón Vázquez ha dit...

jajaja, si, no gana pa recambios el colega.
Un saludo caballero
por cierto, he visto que tienes otro blog, pero al menos en mi caso no se ve nada, no se si sera cosa de mi ordeñador
Sendos saludos de nuevo.

Soler ha dit...

Magnific treball KAP

kap ha dit...

No es el ordenador, no, es que lo tengo como banco de pruebas...

Gràcies, senyor Soler.

JoBi ha dit...

Qué bueno es eso de conocer a nuestros mayores. Fíjate que antes de leerte yo ya le había enterrado...