14/12/06

La Caricatura Mexicana



Mi buen amigo el historiador y estudioso del medio caricatural Agustín González, autor del extenso Diccionario biográfico ilustrado de la caricatura mexicana (México: Limusa, 1997), me ha hecho llegar un par de estupendos libritos sobre esta materia. Primero, Los medallistas olímpicos vistos por los moneros, editado por la Asociación Mexicana de Medallistas Olímpicos y la activa Sociedad Mexicana de Caricaturistas. En él, todos los medallistas olímpicos entre 1932 y 2004 son dibujados por el lápiz alegre y afilado de los cartonistas mexicanos. Cada deportista -presentado con su disciplina y el lugar y año de los juegos en los que consiguió la medalla-, es retratado por uno de los caricaturistas, a los que acompañan una serie de datos biográficos y una pequeña autocaricatura. El volumen se inicia con una presentación del presidente de la Asociación de Medallistas, y una introducción del presidente de la Sociedad Mexicana de Caricaturistas y director del Museo de la Caricatura, el también dibujante y buen amigo Trizas. Sigue una interesante contextualización de Agustín González que ya da paso a la galería de dibujos hechos por Alfredo Guasp (cuya caricatura del boxeador Francisco Cabañas es la imagen que podéis ver aquí), Trizas, Castre, Sam, Art, Ernesto García Cabral, Fran, Luis Xavier, Arias Bernal, Audiffred, Ras, Davica, Rocko, Freyre, Franco, Terrazas, Castre, Romero, Altamirano, Rochagarfias, Rubén, Garci, Jacobo, Castrux, Maral, Zetina, Paco Baca, Alarcón (otro buen amigo), Flores, Gabriel, Manjárrez, Salazar Berber, Pacote, E. Gómez, Ector, David Carrillo, y Castruita. Una experiencia que nació en la clausura de la exposición "La Olimpiada del Humor" en el Museo de la Caricatura de México, y que cuajó para gozo y alborozo de los que gustan de los monos y el deporte. Se trata, sin duda, de un libro a la par interesante y divertido, pues una cosa que hace años que he constatado es el gran nivel de los dibujantes mexicanos. Ya desde mi primer encuentro en las jornadas de Alcalá de Henares con Trizas, Apebas, y Carreño Jr. descubrí el dominio técnico y la destreza de todos ellos, lo que confirmé al conocer tanto a Juan Alarcón como a Alecus. En el difícil arte de la caricatura, ellos se desenvuelven con una soltura descomunal, enriquecida por recursos técnicos inauditos lo que da resultados de gran plasticidad; digo yo que no se si será el tequila.




El otro volumen es un estudio gáfico-biográfico del dibujante pachuqueño Armando Guerrero Edwards (1903-1995) editado en 2004 conjuntamente por la Sociedad Mexicana de Caricaturistas y por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. En Guerrero Edwards, imagen y perseverancia, Agustín Sánchez nos conduce por un conciso pero exhaustivo recorrido por la trayectoria vital y profesional del más longevo de los dibujantes mexicanos, creador de personajes tan importantes en la historieta de ese país como Chicharrín y el sargento Pistolas. Descubriremos los orígenes del monero que, con apenas once años, una vez huérfano, se escapó de casa de sus tíos y se marchó con un grupo de soldados a hacer la revolución; su participación en el concurso de caricaturas del diario
El Universal en 1924; la influencia de "El Chango" García Cabral que le invitó a colaborar en la revista Fantoche; sus trabajos publicitarios entre los que destaca la creación del osito de Bimbo; la creación de la mítica revista Piocha; y su larga trayectoria en el periódico Excélsior. Un apasionante texto, acompañado de una importante nota bibliográfica (cosa que siempre es de agradecer en este tipo de trabajos), y una amplia muestra de viñetas, chistes e historietas de Guerrero Edwards. El librito se completa con una presentación del consejo editorial de la Universidad de Estado de Hidalgo y de Trizas, como Presidente de la Sociedad Mexicana de Caricaturistas. Un interesante esfuerzo editorial que añade una pieza valiosa al corpus bibliográfico de la historia de la caricatura, el dibujo de humor y la sátira gráfica, que buena falta nos hace.